18 febrero, 2019

Nuestro patrimonio cultural inmaterial

Imaginemos que los fotógrafos de la Plaza de Bolívar, quienes llevan más de un siglo retratando a los bogotanos y a los visitantes desaparecieran de un momento a otro, o que nos diéramos cuenta de que la guasca, condimento esencial para preparar el ajiaco santafereño, no se volviera a conseguir porque la dejaron de cultivar. Imaginemos una ciudad sin música y sin músicos que la interpreten, sin los mercados de pulgas o una ciudad sin zapateros, carpinteros, modistas, trabajadores del cuero o al barrio Egipto sin su Fiesta de Reyes Magos o a la Perseverancia sin la Plaza de mercado.

Estas dinámicas culturales que definen los rasgos de Bogotá y de los bogotanos, son parte del patrimonio cultural inmaterial y sin ellas, muy probablemente no conoceríamos a la ciudad como la conocemos actualmente, en otras palabras, no la veríamos con los mismos ojos y los álbumes fotográficos familiares no serían lo mismo sin la foto de los abuelos, en blanco y negro, posando para un foto agüita, en la Plaza de Bolívar; el ajiaco santafereño perdería el sabor; los domingos en Usaquén o en San Alejo no serían los mismos y seguramente la vida sería un poco más compleja sin el trabajo que hacen los zapateros o los carpinteros.

Según la UNESCO, “el patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional”.

En este sentido, podríamos decir que el patrimonio cultural inmaterial (PCI), está compuesto por todas aquellas manifestaciones culturales que una comunidad reconoce como parte de su vida y de su historia y que por su continuidad en el tiempo son fundamento de su identidad, igualmente, comprende saberes y prácticas culturales transmitidos de generación en generación, junto con los elementos materiales que les son inherentes; es el legado cultural propio de cualquier colectividad y un activo social que fortalece la identidad y el sentido de pertenencia en respuesta a un entorno. En este sentido, las manifestaciones del PCI son tradiciones vivas, dinámicas y colectivas que tienen normas consuetudinarias y valor simbólico, e incluso, pueden ser integrales con otras formas de patrimonio; se transforman con el paso del tiempo y se enriquecen con otras formas culturales, sin perder aquellos elementos esenciales que las hacen singulares.

Glosario de términos

Encuentra AQUÍ la definición de algunos términos para comprender el PCI.

Algunas Siglas

  • PCI: Patrimonio Cultural Inmaterial
  • LRPCI: Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial
  • PES: Plan Especial de Salvaguardia
  • SCRD: Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte
  • IDPC: Instituto Distrital de Patrimonio Cultural
  • CDPC: Consejo Distrital de Patrimonio Cultural
  • UNESCO: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (en inglés United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization)

Documentos

Vínculos a las normas mencionadas: