Los monumentos hablan sobre nuestra herencia indígena agosto 18, 2020 – Publicado en: Eventos, Los monumentos hablan – Etiquetas: , ,

La Bogotá del pasado también se irguió con el temple de los pueblos indígenas. Su fortaleza nos ha ayudado a abrir caminos para que otros y otras sean reconocidos en la historia de nuestra ciudad.

 

Aquí te mostramos monumentos y esculturas que son un homenaje en presente para las culturas que también hacen parte de nuestra ciudad. ¿Qué líder o comunidad indígena deberíamos reconocer?

Participa en Los Monumentos Hablan. Descarga cualquiera de las siguientes fotos y agrégales digitalmente lo que consideres les dé nuevos y más diversos significados. 

Envía tu diseño a webmaster@idpc.gov.co y haz parte de la nueva cartografía digital de Bogotá.

Encuentra aquí las bases y condiciones para participar en Los Monumentos Hablan.

Sía, diosa del agua (localidad de Kennedy)

El monumento a Sía o Sie, diosa muisca del agua, está ubicado en el separador de la Avenida de las Américas con carrera 70, en el barrio Marsella, actual localidad de Kennedy (aunque muchos habitantes del territorio siguen utilizando la denominación ancestral de Techotiba). La escultura de la diosa fue tallada en piedra arenisca por María Teresa Zerda y ubicada en una pileta custodiada por dos jarrones y un pórtico de cuatro columnas jónicas, elaborados por el arquitecto Manuel Vengoechea. El conjunto escultórico fue terminado en 1947 e inaugurado al año siguiente con motivo de la IX Conferencia Panamericana. 

Usminia (Usme)

Usminia era la hija del cacique Saguanmachica y fue raptada por la tribu del cacique de Ubaque alrededor del año 1480. Saguanmachica luchó incansablemente por recuperar a su hija, pero jamás lo consiguió. Sin embargo, estos actos de guerra también buscaban proteger a su pueblo, por eso lo llevaron a convertirse en el primer zipa de Bacatá (Bogotá). El monumento a Usminia es una escultura en concreto y metal, elaborada por el maestro Germán Rozo en 1997. Se ubica en la Avenida al Llano, exactamente, en la calle 84 sur con carrera 14, en la localidad de Usme. 

Intiwatana (Fontibón)

Intiwatana es un vocablo quechua que traduce «lugar donde se amarra el sol”. Los incas materializaron este concepto en forma de observatorios solares, con el fin de interpretar el tiempo y medir las estaciones del año, según las proyecciones de las sombras: un intihuatana marca en las escalinatas de su base los solsticios del año, sirviendo como calendario solar. En la Avenida el Dorado con carrera 81B, localidad de Fontibón, se encuentra la escultura Intihuatana, inaugurada en 1994 como parte de un proyecto vial. El monumento fue construido por el peruano Fernando de Szyszlo, cuya obra pictórica y escultórica hace constante referencia a la cultura incaica. Esta es la única obra del artista presente en el espacio público colombiano.

Homenaje muisca (Teusaquillo)

El Homenaje muisca es una escultura de Eduardo Ramírez Villamizar ubicada en la biblioteca Virgilio Barco desde 2001, como reconocimiento a esta obra arquitectónica de Rogelio Salmona. La pieza escultórica fue elaborada en láminas de hierro, y está dispuesta de tal manera que con la lluvia se visualice un espejo de agua que surge de los desagües de la edificación, evocando el sentido muisca de este elemento sagrado. Las formas geométricas recuerdan el mito de Bachué o mito de origen muisca, evocando figuras prehispánicas del Altiplano Cundiboyacense registradas en cerámicas, textiles y piezas de orfebrería, y armonizando con los ritmos geométricos del ladrillo que compone la biblioteca.  

 
Jorge Eliécer Gaitán

Jorge Eliécer Gaitán es uno de los personajes más representados en espacio público, debido a que su asesinato causó el Bogotazo del 9 de abril de 1948 y trajo dramáticas consecuencias para el país. Este hito generó cambios drásticos en la política y en la fisionomía de la ciudad. Existen esculturas de Gaitán en el barrio que lleva su nombre, así como en La Perseverancia, el Ricaurte, el 12 de Octubre y el 20 de Julio, entre otros. La obra de La Perseverancia está ligada a prácticas culturales relacionadas con la clase trabajadora que dio origen al barrio y a las luchas políticas del caudillo liberal. La escultura que compartimos en la imagen corresponde al busto elaborado en 1950 por Bernardo Vieco en metal pintado y pedestal de concreto, el cual se encuentra en la carrera 7 entre calles 24 y 25 sur, barrio 20 de Julio, localidad de San Cristóbal.  

BANCO DE IMÁGENES con más monumentos y obras

Puedes consultar aquí el banco de imágenes con más de 46 monumentos para descargar, transformarlos, o crear sus propios.

en redes sociales

Sígan al IDPC en redes sociales para participar en #losmonumentoshablan. Con el paso de los días, en nuestro Instagram podrán encontrar todas las fotos en la sección de ‘stories’ destacadas. 

IDPC - Los monumentos hablan - Banderas