Carrito 0
1938

1938. El sueño de una capital moderna

En 2038, se celebrará el V Centenario de la fundación de Bogotá. Por este motivo, en 2018 y en el marco de la conmemoración de los 480 años de la capital, desde el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural y el Museo de Bogotá se propuso reflexionar acerca de cómo se festeja una efeméride tan importante en la historia de una ciudad.

Esta publicación nos remite a una memoria, quizás no tan lejana, de la manera en la que Bogotá se preparó, con la suficiente antelación y con un verdadero “proyecto de ciudad”, para una celebración de la que tuvieron plena conciencia, no solo las autoridades municipales y nacionales, sino toda la sociedad capitalina de la época. “Bogotá 1538-1938” señalaban todos los documentos y los mensajes en aquel periodo. La gran mayoría de los habitantes para ese 1938 (poco más de 330.000) se percataron de las numerosas obras en distintos puntos de la ciudad y de la larga lista de festividades, en fin, del espíritu de la celebración, de acuerdo al nutrido programa de actividades que duraron cerca de un mes y medio (entre el 18 de julio y el 31 de agosto). Bogotá estaba, literalmente, “lista para la foto”, como se advierte en los abundantes álbumes fotográficos que se editaron para mostrar lo mejor de la ciudad durante aquel suceso irrepetible.

El 28 de julio de ese año se puso en servicio la imponente planta de tratamiento de Vitelma, y por esos días también entraron en funcionamiento el teatro de la Media Torta, la Biblioteca Nacional y el Teatro San Jorge, pocos años después de la inauguración del parque Nacional Olaya Herrera y mientras se avanzaba en la construcción del magnífico conjunto de la Ciudad Universitaria. Se desarrolló durante las fiestas la gran Exposición Nacional del IV Centenario —industrial, comercial y agropecuaria— en el barrio Palermo y se llevó a cabo la primera edición de los Juegos Bolivarianos en los estadios de El Campín y de la Universidad Nacional, este último intitulado a Alfonso López Pumarejo, promotor, desde la Presidencia de la República, de las iniciativas que pretendían convertir a la vieja capital en una ciudad realmente moderna, como era el anhelo de la República Liberal, iniciada en 1930 durante el gobierno de Enrique Olaya Herrera, y de la Revolución en Marcha, que con tanto ahínco se pregonaba durante la administración de López. Este habría de concluir su mandato al día siguiente de la celebración de tan trascendental aniversario, el 7 de agosto, para que Eduardo Santos diera continuidad a los festejos.

Con ocasión del IV Centenario en 1938 se realizó el mapa oficial de la ciudad, basado en los primeros vuelos equipados para la toma de aerofotografías, se emitieron billetes y monedas y se fundieron medallas que recordaban los cuatro siglos de existencia de la urbe, desde aquel 6 de agosto de 1538 en que don Gonzalo Jiménez de Quesada fundó, en el hermoso Valle de los Alcázares, una villa con el nombre de Santafé de Bogotá, que habría de convertirse en la capital del reino y del Virreinato de la Nueva Granada, y luego de la naciente República de Colombia.

Autores: Fabio Zambrano y Alfredo Barón Leal
Año: 2018

$55,000

Sé el primero en opinar “1938. El sueño de una capital moderna”