Carrito 0

La ciudad de la luz. Bogotá y la exposición agrícola e industrial de 1910

Las exposiciones nacionales han sido el espacio ideal para mostrar los avances de la industria y del comercio de cada país. Países como Francia, Inglaterra y Estados Unidos desarrollaron sus exposiciones en el contexto de la celebración de sus fechas conmemorativas.

Colombia no fue la excepción: la Exposición Agrícola e Industrial de 1910, realizada en Bogotá, se celebró en el marco del primer centenario de la Independencia de Colombia.

No sólo fue un evento simbólico, fue un evento urbano que cambiaría la imagen física de la ciudad para esa época. Este texto estudia la importancia que tuvo para la transformación urbana de Bogotá este evento del cual sólo se conserva el Quiosco de la Luz.

Se resalta el papel de la exposición en la construcción de una narrativa nacional cuyo referente está en Bogotá: el pasado y futuro se funden en las edificaciones, monumentos y esculturas que se construyeron para esos quince días de celebración. Bogotá era el referente obligado del progreso y la civilización de la nación colombiana.

“La Exposición nacional tenía como intención mostrar el país ante sus propios miembros”. Este libro hace un recorrido histórico, a través de las imágenes, del análisis del evento y del papel de quienes hicieron posible esta empresa, con el propósito de propiciar una reflexión sobre “las formas de representación de la sociedad en el espacio urbano, los modos en que pierden vigencia para una comunidad y se destruyen o transforman los testimonios del pasado”.

Autor: Instituto Distrital de Cultura y Turismo

Año: 2005

Distribución Gratuita

Product ID: 514 Categoría: .

2 revisiones para La ciudad de la luz. Bogotá y la exposición agrícola e industrial de 1910

Wilson Moreno

Que pesar que demolieron casi todos los quioscos y pabellones que existían en ese bello parque, y es un gran orgullo que tan siquiera nos quedó como referente de esa bella época, el quiosco de la luz, por tanto los que habitamos Bogotà hoy día tenemos que preservarlo para que en un futuro las próximas generaciones, disfruten de ese legado.

Wilson Moreno

Sería genial haber asistido a los pabellones de la Industria, las Máquinas, el Egipcio, el de Bellas Artes, los quioscos de la Luz, la Música y el Japonés, para haber disfrutado de las exposiciones de los últimos avances para la época.. Gracias a Dios contamos aún con el quiosco de la luz, como muestra de lo bello que fue nuestro parque de la Independencia.

Añadir un comentario