En el Bicentenario, monumento a Bolívar brillará con luz propia

Render de la iluminación del monumento.

El monumento al Libertador, ubicado en la Plaza de Bolívar, brillará con luz propia. La escultura que representa a un Simón Bolívar con capa, empuñando en la mano derecha una espada como símbolo militar y en la izquierda sosteniendo fuertemente la constitución, tendrá un sistema de iluminación de alta tecnología, gracias al esfuerzo mancomunado de la Alcaldía de Bogotá, a través del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) y el Grupo de Energía Bogotá.

La iluminación del monumento, que funciona como punto de encuentro para residentes y turistas nacionales y extranjeros, hace parte de los regalos que recibirá Bogotá en el año del Bicentenario de la Independencia. El trabajo de iluminación liderado por el IDPC y la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), está financiado por el Grupo Energía Bogotá y contará con los diseños de Entreluz Estudio, y se entregará en aproximadamente 5 semanas.

Desde este 21 de octubre, el Simón Bolívar, declarado monumento nacional en el año 1995, permanecerá con un cerramiento provisional, para posteriormente encender sus luces en horas de la noche y, de esta manera, darle vida a este lugar de gran valor patrimonial y cultural, que conserva buena parte de la memoria del país.

Sobre el Monumento a Simón Bolívar

La escultura de Bolívar del artista italiano Pietro Tenerani, fue una de las primeras obras escultóricas que en homenaje a Simón Bolívar se instalaron en un espacio urbano de Latinoamérica. Así mismo, es la primera escultura de corte republicano que se instala en el espacio público de Bogotá.

La escultura fue instalada en reemplazo de la fuente del Mono de la Pila que se encontraba en la plaza desde 1584, como parte del acueducto de la ciudad colonial. La escultura fue instalada en 1846 en la Plaza Mayor de la capital (denominada también como Plaza de la Constitución) y, en consecuencia, desde ese año se cambió el nombre a Plaza de Bolívar.

La escultura fue elaborada por Tenerani y fundida por Ferdinand von Muller en la ciudad de Múnich en 1844. Fue donada a la capital de la Nueva Granada por José Ignacio París, amigo personal de Simón Bolívar, quien la había encargado a Tenerani para instalarla en la entrada de la quinta que habitó en varias ocasiones Bolívar, que había sido entregada como regalo a París por Bolívar y que hoy conocemos como la Quinta de Bolívar.

La obra está compuesta por una escultura de bronce y cuatro relieves alegóricos a la proclamación de la independencia de americana, el juramento de la Constitución, su clemencia con el ejército enemigo y la declaración de la abolición de la esclavitud. La obra fue inaugurada el 20 de julio de 1846 en una ceremonia precedida por el general Tomás Cipriano de Mosquera y su hermano el arzobispo Manuel José Mosquera.