Embajada de Polonia adoptó monumento a Federico Chopin

Como músico, Federico Chopin ha permanecido intacto en la historia del arte. Como monumento, su imagen ha sufrido los estragos del tiempo y hasta del enfrentamiento entre naciones. Durante la Segunda Guerra Mundial, una escultura original del compositor fue destruida en su natal Polonia y fue solo hasta 1958 que se realizó su reconstrucción.

Con una copia en mármol del busto, enviada desde Varsovia hasta Bogotá, el artista Ricardo Villegas realizó la reproducción en bronce instalada en 2006 en el Parque Urbanización Chicó (localidad de Usaquén).

Con el fin de proteger la escultura, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural concedió a la Embajada de Polonia su adopción en la modalidad de Mantenimiento, una de las siete líneas de acción que propone el programa ‘Adopta un monumento’. Es así como se realizó el reemplazo y reposición de las piezas del pedestal, limpieza, instalación de una cerca viva (cerramiento con jardines que ponen en valor el monumento y contribuyen a su protección) y revisión del sistema eléctrico de iluminación. El proceso contó con la asesoría permanente de los profesionales de conservación y restauración del IDPC.

La adopción del monumento a Federico Chopin se realizó durante la conmemoración del aniversario 208 del natalicio del compositor. Durante la ceremonia, el pianista Mauricio Arias Esguerra ofreció un recital que incluyó obras de Chopin como ‘Gran vals brillante en mi bemol mayor’.

Arias Esguerra, también compositor, ha sido reconocido con varios premios, entre ellos Kingsville Isabel Scionti (Texas, primer puesto), Schmidbauer (Texas, segundo puesto), Peabody Mason (Boston, segundo puesto), USASU Bosendorfer (premio especial), Concurso Internacional Ciudad de Panamá (premio al mejor candidato latinoamericano).

La Embajada de Polonia en Bogotá se ha convertido en una aliada del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, a través del programa ‘Adopta un monumento’. El año pasado, también estuvo presente en la entrega del monumento a Nicolás Copérnito, una escultura construida en 1974 por Tadeusz Lodziana, en Varsovia, y obsequiada por la República Popular de Polonia a la ciudad de Bogotá como parte de las gestiones adelantadas por los dos gobiernos para restablecer las relaciones diplomáticas suspendidas en 1952.

¿De qué se trata el programa ‘Adopta un Monumento’?
 
‘Adopta un monumento’ nació a partir del Acuerdo Distrital No. 632 de 2015 emitido por el Concejo de Bogotá D.C, que solicitó a la Administración Distrital “establecer estrategias para la preservación y defensa de los bienes conmemorativos, esculturas y otros bienes culturales ubicados en el espacio público”. Esta iniciativa la formalizó el Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, con la firma del Decreto No. 628 de diciembre de 2016.
 
Entidades públicas o privadas, personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras pueden adoptar un monumento de la ciudad por medio del aporte de recursos para asumir cualquiera de las siete líneas de adopción: restauración, mantenimiento, conservación preventiva, defensa, divulgación, investigación y pedagogía. Las intervenciones son llevadas a cabo por un equipo interdisciplinario profesional, con el acompañamiento y supervisión del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC).