Ganadores Programa Distrital de Estímulos 2017 – Dibujatón

Premio Dibujatón: ilustra el patrimonio de Bogotá – Categoría: Paisajes urbanos

Primer lugar: Rossio Lorena Cortes Duran
Título: De lo patrimoniable en Bogotá
(4 dibujos)
Calle 10 entre carreras Séptima y Tercera
Junio de 2017
Lápiz sobre papel

Mi nombre es Lorena Cortés Durán, nací un jueves del año 1984 a las 11:00 am en la ciudad de Bogotá. Actualmente soy Maestra en Artes Visuales de la Universidad Javeriana y Especialista en Urbanismo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. También soy docente en la facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Javeriana y concluyo una maestría en Estudios Artísticos con un proyecto de grado enfocado en la pregunta por el patrimonio cultural inmueble en Bogotá. Como urbanista formada desde las artes, me interesa abordar lo estético como un fundamento esencial en las maneras en como se han apropiado y organizado los espacios de la vida humana en el mundo y especialmente en el escenario local.

Me gusta la pintura, la escultura y la instalación, aunque prefiero la fuerza y economía del dibujo al explorar ese lienzo de vida que es el hábitat construido en donde todos van de un lado a otro dejando las huellas, los trazos y recorridos de su “estar vivo”. Por eso, llevo años llenando libretas con ilustraciones del espacio urbano considerando el Dibujo desde la línea encaminada hacia el recorrido, la circulación y la pulsación de un ente vivo condicionado por un espacio. Desde una consideración bastante similar la Gestión Urbana y la Planeación del Territorio Distrital también conciben su práctica lo cual me ha hecho fantasear últimamente con la posibilidad de llegar a trabajar algún día aportando recursos y prácticas sensibles en la institución del Patrimonio, en el departamento de Planeación o en la misma Secretaria de Hábitat… ¡algún día ojalá!

¿Qué noción de identidad y de memoria sigue el Distrito al amparar cierta arquitectura bajo el distintivo de patrimonio cultural inmueble y al excluir otra? Casas y ciudades por igual, son recipientes de vida que relatan y archivan gran parte de la historia de sus poblaciones, sin embargo el patrimonio inmueble en Bogotá pareciera estar conformado en su mayoría por edificios no asociados con la especificidad de la arquitectura local sino con la legitimidad de la arquitectura internacional. Tengo la sospecha de que a Bogotá se le adeuda una exploración formal y estética de los saberes “otros” no euro-centrados que la han modelado como ciudad. Por eso, aproveché la Dibujatón: Ilustra el patrimonio de Bogotá, para dejar trazada mi opinión frente a este asunto.

La calle pautada por la maratón para realizar los dibujos estaba en el barrio colonial La Candelaria lo cual me hizo saber de entrada que de estos edificios no tomaría más que el sonido, el movimiento y las siluetas de los tejados para enmarcar a lo lejos y hacia todas las direcciones la policromía de los barrios populares. La discusión por el patrimonio cultural inmueble en Bogotá exige re direccionar la mirada hacia los otros modos en como se ha concebido su territorio desde el ingenio popular y la sensibilidad de la vivienda artesanal. Un reconocimiento al saber prosaico (Mandoki, 2006) en la construcción del hábitat podría aportar a la liberación de las estéticas y estrategias locales en la concepción de una ciudad propia y no genérica (Koolhaas, 2008).