Ganadores Programa Distrital de Estímulos 2017 – Fotografía

Premio de fotografía “Ciudad de Bogotá” – Categoría: Bogotá ciudad rural

Primer lugar: Geyer Leandro Olarte Torres
Título: Usme, localidad inmersa entre la colindancia con la ciudad y las tradiciones del campo
(10 fotografías)
Localidad de Usme
Mayo de 2017 – Fotografía digital

31 años, bogotano, de profesión abogado, fotógrafo y artista en técnicas de óleo, acuarela y escultura. Sus estudios en fotografía profesional fueron realizados en la Escuela de Fotografía Zona Cinco en el año 2015. Recibió clases de pintura al óleo y escultura con el maestro Alfredo Vivero entre el año 2013 y 2016. Incursionó de forma autodidacta en la acuarela. 
Con preferencia por la fotografía de personas y de los lugares que recorre, le apasiona la belleza de la naturaleza y de los paisajes de Colombia y el mundo, sin embargo, no ha participado anteriormente en exposiciones de fotografía con sus imágenes. A través de la pintura el artista plasma en sus obras al óleo los mitos del pensamiento andino y de los pueblos indígenas de nuestro país multicultural y pluriétnico, esto como aporte a la memoria ancestral de todos los pueblos, sus obras más representativas se encuentran expuestas por primera vez desde el pasado 10 de agosto en la Biblioteca German Arciniegas en la Galería Guayupe de la ciudad de Villavicencio, como parte del trabajo concretado con el colectivo Taller de Mitos. Realizó la fotografía del retrato publicado en el libro “Prolongación de la Lluvia” de la poeta bogotana Laura Castillo en el mes de julio de este año.

El ensayo fotográfico presentado resalta a Usme, localidad 5 de Bogotá, un territorio que limita con la gran metrópoli y aún conserva las tradiciones del campo como patrimonio cultural de la ciudad. Entre las imágenes están aquellas que retratan el uso de elementos propios de nuestro campo como la ruana, la crianza de animales domésticos justo frente a la entrada de una vivienda rural, la presencia de ganado vacuno junto a los vehículos automotores de la vía, las chicherías, el paisaje que se ve entre las casas antiguas y el contraste con las viviendas nuevas de este sector, el uso del caballo para transitar por vías pavimentadas, o unos hombres herrando, situación que representa la bella labor de los pocos bogotanos que tienen contacto directo con el campo, un privilegio para ellos.
La experiencia fotográfica vivida en Usme también permitió evidenciar su característica de territorio frontera de la ciudad, es decir, lugares como parqueaderos de buses de servicio público, allí es donde inician y terminan las rutas que recorren día a día de extremo a extremo a Bogotá, o parqueaderos al aire libre de vehículos antiguos que ya no circulan junto a nuevos conjuntos residenciales donde se pueden ver llantas olvidadas a la intemperie y finalmente la captura del instante en el que un bus del nuevo Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá pasa junto a un tractor, vehículos propios de territorios urbanos y rurales.